volver

Ciutat de la Justicia

El complejo judicial de Barcelona es un conjunto de bloques de oficinas anteriormente repartidos en 17 edificios de ambos municipios. La nueva Ciudad de la Justicia centraliza a estos departamentos judiciales en un conjunto de 9 edificios para resolver su antigua disfunción inherente en beneficio de los ciudadanos y del personal por igual. 

Los edificios están diseñados como bloques medidos y uniformes que equilibran las relaciones entre zonas de trabajo, público y paisajístico. Los volúmenes sólo se diferencian por las variaciones en su tamaño, disposición y color utilizadas en sus muros de hormigón pigmentado con 6 pigmentos de la gama Formirapid: muros robustos, pensados para perdurar, como la idea de la administración de justicia.

El requisito principal de este proyecto fue su funcionalidad. Los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez se mantuvieron fieles a este lema con sus planes para un barrio judicial monumental. Los edificios, que encajan entre sí para formar un conjunto coherente, incluyen salas de audiencias, así como despachos de abogados y restaurantes. Las fachadas de los nueve edificios están estructuradas de manera idéntica para crear una forma cerrada. Los edificios parecen casi arcaicos en su solidez.

Una declaración clara y concreta: la justicia está aquí. El hormigón de color integral utilizado para las fachadas de cada edificio, da una cierta individualidad y suaviza visualmente la forma severa sin debilitarla. Los arquitectos optaron por el hormigón pigmentado y no por un revestimiento ya que éste deja el material visible en lugar de cubrirlo, ingiriéndolo. Otro aspecto importante en la decisión, fue la alta y duradera calidad de los pigmentos de la gamma Formirapid

“El Hormigón pigmentado nos permitió planificar un edificio con el carácter que queríamos lograr “ David Chipperfield

Se colorearon más de 240.000 metros cúbicos de hormigón en un mezclador directamente en el sitio de construcción antes de vertirlo directamente, una ventaja que permitió a los arquitectos ver inmediatamente si el tono coincidía exactamente con el que tenían en mente. 

Fueron usados los siguientes pigmentos: Formirapid® Rojo 130, Formirapid® Naranja 960, Formirapid® Pardo 610, Formirapid® Negro 330, Formirapid® Amarillo 920 y Colortherm® Green GN

Fuente: Lanxess
Arquitectura: David Chipperfield y Fermín Vázquez
Fotografía:

 

 

Publicaciones relacionadas