volver

El hormigón arquitectónico y el color: Una combinación ideal

Ana V.

Con estos materiales, los constructores pueden combinar funcionalidad técnica con aspecto estéticamente agradable.

Sin embargo, el hormigón suele tener una imagen bastante negativa a pesar de que las propiedades técnicas excelentes de este material sean reconocidas incluso por los más profanos. El hormigón normalmente se asocia a entornos donde el hombre no se siente especialmente cómodo. El diseño arquitectónico y, en particular, el color de un edificio tiende a ser los factores decisivos para que un proyecto se vea como éxito o como estructura lúgubre y monótona.

Esta publicación describe cómo utilizar los pigmentos para hacer un hormigón atractivo.

¿Cómo se colorea el hormigón?

Hay muchas formas de dar al hormigón una apariencia coloreada.
El método más simple, por supuesto, es pintar la superficie del hormigón, pero el problema es que una capa de pintura tiene una durabilidad limitada, y renovarla es en muchos casos especialmente complicado.

Instalar el andamio y aplicar una nueva capa de pintura no sólo implica un coste considerable, sino que en muchos casos es técnicamente imposible.
Otro método consiste en darle al hormigón un aspecto más vivo utilizando diferentes materiales de agregado.
Sin embargo, las posibilidades de conseguir un diseño coloreado con este método son muy limitadas.

En la mayoría de los casos, el método echado es integrar el color del hormigón. Actualmente se dispone de una amplia gama de pigmentos adecuados para ello que permiten conseguir casi cualquier tono y tienen una durabilidad prácticamente ilimitada.
La producción de mezclas de hormigón coloreadas no difiere básicamente de la de un hormigón gris. Ahora examinaremos qué puntos deben tenerse en cuenta para producir superficies de hormigón atractivas mediante la adición de pigmentos.

 

Muchos años de observación de productos de hormigón coloreados expuestos a diferentes climas en distintos lugares del mundo han demostrado que los pigmentos de óxidos inorgánicos pueden satisfacer los requisitos que se esperan de un pigmento.

El constructor puede elegir entre varios colores. Los pigmentos de óxido de hierro (por ejemplo, los grados Bayferrox) están disponibles en rojo, amarillo, negro y marrón. Los verdes pueden obtenerse con pigmento verde de óxido de cromo. Los colores blancos se pueden crear con pigmentos de óxido de titanio, y los azules con pigmentos "lightfast" si el hormigón se realiza con un cemento de color claro.

Aplicación del hormigón

Para trabajar con hormigón coloreado preparado, se aplican los mismos principios que para producir superficies de hormigón gris expuestas. Sin embargo, hay que tener cuidado a la hora de seleccionar el agente liberador. Si se aplica demasiado, entrará en contacto con el hormigón fresco y manchará la superficie. Este punto, importante si se desea obtener unos resultados perfectos, también hay que tenerlo en cuenta para superficies de hormigón expuestas no coloreadas. La experiencia ha demostrado que se necesita muy poco tiempo para que los trabajadores se familiaricen con la técnica de coloreado del hormigón y puedan obtener unos resultados perfectos de forma consistente. En todo caso, el fabricante verá recompensados el esfuerzo y cuidado especiales que deberá aplicar cuando vea que puede cumplir con éxito los deseos de los arquitectos y los clientes en cuanto al color del hormigón.

Con todo lo que se ha dicho hasta ahora, podríamos llevarnos la impresión de que el proceso de coloreado del hormigón es una técnica nueva, pero no es el caso ni mucho menos.
La posibilidad de utilizar pigmentos de color para colorear el hormigón arquitectónico existe desde hace ya cierto tiempo.

En la mayoría de casos, es esa combinación de diseño y color lo que da a un edificio su estilo particular. Es necesario admitir que el color por sí mismo nunca podrá compensar la falta de una arquitectura atractiva. Sin embargo, si el elemento de soporte en un edificio de diseño atractivo, el resultado será sin duda digno de observarse.